🌵Responsabilidad o Victimismo🍀

Estamos en tiempos en donde la ciudadanía mundial está transitando por diferentes estados de consciencia, estamos por comenzar una nueva década del siglo XXI en donde el ser humano está asumiendo nuevos avances tecnológicos y podemos comprobar resultados en parte a la evolución de nuestra mente en donde la espiritualidad y la ciencia forman parte de una misma composición, la vida.

Como bien se sabe, no son las especies más fuertes ni los más inteligentes quienes viven una vida plena sino los que se adaptan al cambio para incorporar nuevos conocimientos o sabiduría. Cuando el ser humano llega a la crisis, se puede observar de dos maneras, del lado de la carencia, emergencia, miedo, huida, desazón o para el lado de nueva mirada donde se encuentra la transformación, la paz y el crecimiento interno, desde el punto de vista de observar el problema que sucede en ti, desde el estrés, vamos a un nerviosismo que no comprendemos, creamos un conflicto, una situación emocional sin comprensión, podemos sentir ira, frustración, soledad necesidad, y el miedo es la barrera que llevan al bloqueo y a la parálisis, estos respaldan al ego, se hace más fuerte en esos pensamientos llevándote a la incoherencia y a la imposibilidad de decidir sobre la forma del como estás llevando tu vida. La ira, el enfado divide a las personas sin observar las cuestiones de forma coherente y equilibrada, con el cambio de consciencia trata de que estos químicos se disuelvan. Ser consciente y observar las emociones para transformarlas, debemos comprender que nosotros mismos tenemos la responsabilidad de hacernos cargo de lo que estamos decidiendo y tomar acción para sobrellevar cualquier tipo de circunstancias que nos toque atravesar para luego adquirir un aprendizaje mediante dicha experiencia.

Si nos remontamos  la época de los grandes filósofos griegos, el médico Hipócrates que vivió entre el 460 y el 377 AC,  y que fue el padre de la medicina moderna, observando la lesiones de sus pacientes que tenían en su cabeza llegó a la conclusión de que nuestro cerebro tenía que ser la fuente última de placeres, alegrías, risas, y bromas, así como de penas, dolores, tristezas, lágrimas, fantasías e ilusiones. Hoy de hecho podemos comprobar de que es así. Durante el siglo I a.C., los filósofos estoicos (doctrina filosófica basada en el dominio y control de los hechos, cosas, y pasiones que perturban la vida, cuyo objetivo era de alcanzar la felicidad fuera de lo que se que consideraba externo), observaron que las personas no se entristecen, se enfadan o se ponen nerviosas por los acontecimientos reales, sino por las interpretaciones que hacen de esos acontecimientos. Y de hecho hoy podemos apreciarlo claramente en nuestro día a día lo cual es así.

Abundancia  o  Carencia

Hoy en día el ser humano suele confundir empatía con lastima como si la persona fuera una víctima ante la situación que vive o le ha tocado afrontar acusando al otro de insensible o de mala persona por no estar comprendiendo su vida. Por empezar nadie puede saber lo que ocurre dentro tuyo y mucho menos saber lo que sientes. De por sí ya luego termina siendo un juego que la supuesta persona que se victimiza buscando la aceptación y exigiendo a los demás que se pongan en su lugar haciendo de este ser humano una persona dependiente y sin determinación responsable sobre su vida. 

La empatía no tiene nada que ver con la lastima, es más en realidad la lastima no existe, la persona que siente lastima es aquella persona que no se hace cargo de sus estados emocionales y es una persona que tiene un estado de consciencia en disparidad mostrándose inestable en el modo que se relaciona con su medio ambiente. ¿Qué quiere decir esto? que siempre va a ir en busca de personas que piensen desde la lastima para poder seguir en un estado de no verse interiormente para poder ir creciendo con respecto a aprender lo que debe de incorporar para su vida, buscando cubrir esa carencia que no se ha dado cuenta.

Sabiendo que somos abundancia esto significa que somos responsables sobre nuestros estados emocionales y pensamientos que nos rodean en nuestra mente, que no necesitamos la aprobación ni la aceptación de nada externo. Por lo tanto si me encuentro en un bucle sobre lo que estoy proyectando en mi mente interpretando lo que está aconteciendo con mis diálogos mentales en conflicto sobre lo que quiero ver y no lo acepto estoy siento víctima de mis pensamientos, por ende sino logro darme cuenta reforzaré dicho pensamiento y seguiré sin entender lo que ocurre dentro de mi, no libero y sigo en conflicto creando más de lo mismo. Y no va faltar que al pedir ayuda a otra persona está no lo hace entonces creemos que debe entendernos por lo que estamos atravesando y si  no recibimos la ayuda que creíamos o esperábamos  tildamos de apático  a la persona o a los demás de no ponerse en el lugar de uno que mal creemos interpretar, y seguimos en la posición de víctima, en donde la persona no se empodera. 

La Empatía hay que llevarla día a día con todos los seres humanos que uno se encuentre o se cruce (AMA A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO), antes claro hay que creer en uno mismo y sentir la unidad como un todo, es llevar acabo eso que se cree en si mismo, en donde se tiene una relación amorosa consigo mismo, se comprende uno mismo, sus tiempos, sus emociones haciéndose responsable en todo momentos de sus decisiones y sus acciones, entonces se podrá  también relacionar de forma amorosa con los demás, pero eso no significa que uno no ponga límites hacía con los demás o decida alejarse de lo que ya no le aporta, porque ha visto que ya no aprende o que sencillamente ya se encuentra en otra etapa de su vida, lo cual la otra persona va alejándose cada vez de su interior, culpa a los demás y va desconectado su mente amorosa de su ser , y es aquella persona que se disfraza de víctima quien se termina alejando de todos los demás creyendo aún más en ese victimismo.

Entonces ser empoderado es ser responsable de la vida de uno, y no como se suele ver hoy en día en dónde se piensa que ser víctima enfrentándose a otro pensando que a eso se le llama ser empoderado lo cual está mal interpretado, y es erróneo. Para llevarlo a un ejemplo de nuestros días, es el pensar que existe un feminismo y un machismo, sino que en realidad  el trasfondo verdadero que lleva a ese enfrentamiento es una carencia emocional que no se ha hecho consciente.

No existen víctimas en el Universo porque todos estamos dentro de él mismo, por ende sólo existes tú en comunión con los demás en donde sólo existe la responsabilidad, en donde aquí la mente se abre, incorpora e integra, no juzga, en donde sólo está el amor universal rodeada de humildad y en donde tu mente aprende, y se transforma asumiendo cada acción en donde te encuentras en tu paz.

Espero que este articulo te haya sido útil y te ayude a reflexionar sobre ti y te cuestiones lo que debes aprender para tu vida y el medio ambiente por el cual te mueves en donde debes atenderte y hacerte cargo responsablemente de lo que sale de ti.

Gracias por leer esté artículo.

Deja un comentario