👼Los duelos no gestionados y sus consecuencias🎗

«Despierta, corre y ríe junto a mi, eres el sol que brilla siempre»

Uno a veces en la vida termina viviendo situaciones que jamás imaginaba o simplemente no creías que volverías a experimentar sucesos o acontecimientos pasados, que al repetirse lo consideras normal, como que no se puede cambiar, y que por ahí te pensabas que ya lo habías superado pero la vida es sabía y si viene a tu vida es porque no se ha liberado la dicha por completo o necesita que le pongamos luz a eso.

Mientras escribo este articulo pienso en muchas personas que se me han cruzado en estos últimos meses, y que agradezco a la vida haberlas conocido, más allá de la formación que tenga, este articulo nace de mi interior, desde la compresión, DEL AMOR  y la de abrazar hasta lo más oscuro que hayamos vivido. Doy gracias ya que por medio de la escritura puedo crear una comunicación hermosa con aquel o aquella persona que le apetezca leerme que pueda sentir palabras dentro de sí mismo. Bien vamos a eso.

Este articulo ha nacido mediante mi propia experiencia personal, así que quiero dejarles en claro que esto se trata de hacernos conscientes de cómo llevamos  nuestra vida. 

Hoy quería compartir con ustedes cómo gestionar un duelo no realizado, no comprendido y hasta el no aceptado,  que como resultado lleva como consecuencia a adicciones, como el cigarrillo, la marihuana y el alcohol entre otros cosas, no estoy diciendo que todos las perdidas conducen a adicciones, pero es una de las causantes. Cabe agregar que cada perdida es diferente y según tu estado emocional con tu resistencia mental te llevará a no indagar ni cuestionar el porque te has hecho adicto a tal sustancia castigando tu salud creyendo que te hace bien pero en realidad  es todo lo contrario.

En verdad nuestro cuerpo es nuestro templo, no necesita de ninguna sustancia alterada, nuestro cuerpo es nuestro hogar por lo cual debemos cuidarlo, alimentarnos sanamente, tomando consciencia, teniendo una comprensión y coherencia con los que sentimos, pensamos y hacemos en cada acción responsablemente, por supuesto esto conlleva hacernos cargo de nuestras emociones para tener la paz y el equilibrio de nuestra mente. 

Las adicciones: Cigarrillo, Alcohol en excesos y la Marihuana.

Cuando somos jóvenes intentamos copiar a los adultos en el vicio sin comprender porque lo hacemos, algunos se inician en el vicio del fumar por el ambiente social, según la simbología el fumar es sentirse sin aire en los pulmones, sensaciones de asfixia, de no soportar tal o cual ambiente siendo intolerante al humo, como no soportar tal acontecimiento, que me lleva a la impotencia y al no entender.

En cuanto a mi experiencia he fumado tabaco hasta los 29 años hasta que llegué a un punto de dejar de fumar por falta de aire, ya no me hacía sentir bien, en realidad fumaba porque no era consciente de mis estados, emocionalmente estaba mal y lo canalizaba por medio del cigarrillo, cuando vivía tal acontecimiento mi sistema nervioso me daba la alarma de que algo debía hacer consciente pero lo que hacía era el efecto contrario, continuaba metiéndome nicotina en mi cuerpo, también cuando una situación que me llevaba mucho estrés por experiencias que consideraba malas lo trasladaba al fumar para no pensar. Si es de forma pasiva es igual, no estás fumando directamente pero es un reflejo de como está tu interior en tu presente, sobre las situaciones que vives o estás enfrentando, siendo adicto a un pensamiento, en la que generalmente sientes que te ahogas, en la «desprogramación» o «decodificación» emocional hablamos de este síntoma como que hay algo que no te permite destrabar tu presente, sientes ahogarte porque crees en algo en el cual te lleva a pensar que tu puedes salir de tal o cual situación o tal vez también puedes llevar una memoria del inconsciente de tu árbol FAMILIAR que ha llegado a ti para hacerlo consciente y transformarlo para darle luz.

El efecto de la marihuana es otro caso, funciona como un sedante a nuestras neuronas imposibilitando la creación de nueva sinapsis, que sería la comunicación de múltiples redes neuronales en nuestra mente siendo la unidad fundamental de nuestro sistema nervioso. En otras palabras funciona como un estimulante de relajación que de alguna manera realiza «un apagado» de los pensamientos y en los estados emocionales en conflicto, evitando sentir o comprender la emoción correspondida, suprimiendo cualquier dolor o angustia experimentada.  Pueden estar frecuentemente sintiendo irritabilidad, dificultades al dormir, problemas con su temperamento, falta de apetito, antojos, atracones, intranquilidad y/o varias molestias físicas, en el caso que dejen de consumirlas, porque las respuestas son más a la inestabilidad emocional que manifiestan sobre lo que no quieren asumir o procesar correspondientemente. Si bien la marihuana, su planta que es el cannabis, es beneficioso para la salud del ser humano, hoy en día se está utilizando de un modo alterado, poco productivo y perjudicial para nuestra salud mental y corporal usándose de manera imprudente y exagerada sin limitaciones ni control sobre lo que le produce a tu mente sin cuidados.

Igualmente aclaro que cada persona tiene la libertad de decidir lo que quiere para su vida, esto que escribo tan sólo lo que hago desde el punto que me toca a mi que es brindarles información cuidada y experimencial, depende de cada uno hacerse cargo y asumir su responsabilidad sobre lo que le ha tocado experimentar en la vida y que aprendizaje debe incorporar para su vida, lo digo con todo el amor que siento hacía los seres humanos y todo lo que habita nuestro planeta.

Lo que sí, el consumo de marihuana se debe al factor emocional sin gestionar, podría decirse que pudo haber sido sobre protección o de ausencia.

Las personas que presentan adicciones suelen ser personas muy inmaduras emocionalmente, con poca tolerancia a la frustración e incapaces de afrontar los retos que se les presenta en su vida.

Toda adicción busca evitar el contacto con la emoción. Puede ser un sentimiento de vacío, un dolor por una perdida que se resiste a ser aceptada, falta de amor, sentirse solo, desconexión con nuestro ser auténtico.

Nuestra realidad nos hace sufrir y la adicción enmascara nuestro sufrimiento, de forma temporal para luego recrudecerlo.

Si analizamos etimológicamente la palabra ADICCIÓN significa “no dicho”. Aquello que no puedo o no quiero expresar.

Duelo no realizado ante una pérdida 

Duelo viene de dolor, y en estos casos la explicación sobre una pérdida puede variar de forma infinita. Los duelos deben ser gestionados conscientemente, ¿De qué forma? Observando que emoción uno está sintiendo, porque no me permito sentir dolor, y niego la partida, habrá una resistencia en tu mente que hará crear escapes o reaccionaras con ataques o defensas cada vez que oigas sobre pérdidas y que por supuesto tiene que ver con lazos fuertes a cual te has apegado sin darte cuenta.

El duelo puede manifestarse en forma de síntomas de tipo Somáticos: cómo la pérdida de apetito, insomnio. Emocionales como la tristeza, enojo, culpa. Cognitivos, ideas irracionales, rumiación, etc,  y por último los de tipo Conductuales aislamiento social, agresividad, baja autoestima, abandono de la propia persona, y vuelco a las adicciones como ya nombre anteriormente.

La intensidad de estos síntomas depende de las características del ser humano ( edad, estilos, de afrontamientos, atribuciones, de la intensidad del lazo que le unía al fallecido y de las circunstancias de la pérdida. 

Si el duelo no se efectúa correspondientemente se llegué a una patología  que obvio dependerá de los factores que está persona haya experimentado, según el tipo de muerte, si fue prematura, inesperada, trágica, o por enfermedades desgastantes. 

Por variables Psicosociales, como estar en una situación económica precaria o disparidades en la familia. La inestabilidad emocional previa, depresión o ansiedad con problemáticas de personalidad. Y por último que haya tenido experiencias negativas de pérdidas anteriores.

¿Cómo gestionar el duelo?

Decirte que existen muchas y diversas técnicas, herramientas y terapias para realizar el acompañamiento profesional acorde a lo que estás experimentando, pero debes saber que no existe «LA TECNICA». Deberás saber que todo dependerá de tí saber lo que ocurre dentro de ti, y tomar la decisión correcta para ti y realizar el proceso todo el tiempo que necesites para descubrir todo lo que no te permites sentir.

Ante todo deberás ser paciente de aceptar la pérdida, de experimentar el dolor físico y emocional de la aflicción, adaptarte al medio socialmente modificado sabiendo que cada uno tiene su proceso y su transformación, comenzar a distanciarte de la relación emocional con el ausente, cómo preguntarte porque no te atreves a sentir dicho dolor hacia la partida del ser querido, que no quiere decir que debes de olvidarlo sin más, no. ¿Que piensas al respecto de su partida?, es decir que «idea mantienes en tu mente» y que te ata a ese bloqueo de no querer pensar lo que te produce su partida, sobre el medio que te rodea y de las personas que te conectan y que no quieres recordar. Siempre será tu elección la de afrontar, superar y avanzar aprendiendo a convivir con todas tus experiencias, o la de continuar regodeándote en el dolor, en el mismo estado sin comprenderte, llegando a perderte emocional y fisicamente hasta por último no llegar a reconocerte.

Espero que te haya sido de utilidad esté escrito que te he traído, puedes leer más en la web sobre mis artículos que traigo con mucho corazón. Si  necesitas de un acompañamiento acorde a lo que este sucediendo no dudes en escribirme.

Gracias por leerme y por compartir mis artículos.

Deja un comentario