Bologna, la ciudad Roja de las Iglesias Medievales

Luego de haber estado 4 días en Firenze en donde aproveche también para conocer Pisa. Después de haber pasado tres días de cielo inestable y lluvioso partí hacía Bologna ubicada en la Región de Emilia Romagna. Me tomé un bus de Megabus, que como ya dije en uno de los post anteriores son muy económicos y te hace más fácil viajar de un punto a otro sin gastar tanto. El tramo, solo tuvo una duración de dos horas y media en el que paso rápido casi sin darme cuenta.

Debo resaltar que el recorrido que hizo el bus en la ruta fue sublime, pude apreciar unos paisajes únicos en medio de las montañas. No había ninguna nube, y luego de pasar por varios túneles se veía el reflejo del sol sobre mi ventanilla mostrándome una tarde espléndida.

Lo primero que vi cuándo llegué y empecé la recorrida por Bologna fue el color rojo y la variedad de amarillos en todos su edificios. 

Lo segundo que vi y me llamó la atención fueron los pórticos sostenidos con columnas que embellecen aún más la ciudad, esto se puede apreciar principalmente en todo su centro histórico con más o menos 50 kilómetros de longitud, esto permite transitar tanto en lluvias intensas sin la necesidad de llevar paraguas y resguardarse sobre los fuertes soles en verano.

A continuación llegué a la Piazza Maggiore de Bologna, imponente, es una de las plazas más antiguas de la ciudad, por el solo hecho de que contiene identificación medieval impecable, en este lugar se puede observar el Palazzo del Podestà y el Palazzo Re Enzo.

En esta mismo plaza se encuentra de forma adyacente otra llamada la Piazza de Nettuno, en donde precisamente se encuentra la Fontana del Nettuno. 

Enfrente de la Fontana del Nettuno se encuentra  La Basilica di San Petronio, y la derecha de esta, podemos apreciar El Palazzo Dei Banchi toda este lugar data del siglo XIII.

Saliendo de la plaza hacía Vía Francesco Rizzoli, yendo para Vía Vitale vamos a poder observar las Dos Torres de Bologna, nada que ver con las torres del Señor de los Anillos, no señores, estas se llaman Le Due Torri di Bologna, se dice que son las únicas torres que quedan en pie en la ciudad de las centenares que fueron construidas en la Edad Media. La torre más alta mide 97 metros y se llama La Asinelli, tiene este nombre por la familia que lo edifico, se puede subir hasta lo más altos siempre y cuando estés en forma para subir sus casi 500 escalones y ver de verdad una panorámica inmensa de la ciudad.

La otra Torre se llama Garisenda, está tiene 48 metros de alto, es un poco más inclinada que su hermana gemela, y no se puede visitar por su inestabilidad y deterioro de su interior por el paso del tiempo.

Bologna tiene una característica importante ya que es una ciudad rodeada de jóvenes de todo el mundo por la simple razón que aquí se encuentra la mejores Universidades de toda Italia y son muy importantes con un prestigio único y reconocido. Este lugar funciona como punto de encuentro entre ellos por lo que la noche tiene mucha actividad en Bares y Pubs.

Bueno llegando casi al final de mi relato no podemos dejar de ver la Piazza San Stefano, en donde nos encontraremos con la Basílica di San Stefano.

Este lugar es donde se encuentra la mayor concentración de iglesias de toda la ciudad. Son cuatro templos que hoy se pueden visitar en el mismo recorrido, a los que antiguamente habría que sumar otras tres iglesias: por eso se lo conoce como el complejo de «le Sette Chiese», las siete iglesias.

La entrada a este complejo de iglesias es gratuito, se puede recorrer sin problemas, se lo recomiendo, van a poder sumergirse en el ambiente medieval de lo que fue esa época. Van a trasladarse a un pedazo de historia de lo que fue la humanidad en ese tiempo sobre creencias y costumbres religiosas, en que se pueden apreciar muchos de sus vestimentas, libros y herramientas que utilizaron, recorrer todo en un clima de tranquilidad y silencio, trasladándonos a otra época. A distintas épocas. Y al ver todo esto entender un poco más cómo se vivía y ver un poco de lo que fue la historia de la ciudad de Bologna hasta llegar a nuestros días.

Deja un comentario