El tango es una pasión única, conócelo!

Si pudiera comparar el Tango con Maradona sería como decir que es único en el mundo, solo es característico de un país, nunca pasa de moda, y no te cansas nunca de sus pasitos.

Es muy fácil comparar  a Diego con el tango porqué los dos son pasión. Por que ver a Diego como jugaba al fútbol es lo mismo que cuando bailas un tango solo podes ver y sentir pasión. 

La historia del tango muy poco se ha dado a conocer, hasta creo que mi generación son muy pocos que se han interesado por este arte que es bien porteño.  Se ha tratado de reconstruir bien el origen de este baile pero poco se ha podido rearmar pero realmente se desconoce el cómo y el donde se creó.

Se cuenta que el tango es una mezcla de candombe, Milonga entre lo sentimental y la fuerza emotiva. En Buenos Aires el único entretenimiento que exitía a mediados del siglo XIX consistía en circos y lugares de encuentro, la música era expuesta en vivo por payadores que ni sabían leerla. Se dice que el tango empezó a difundirse a comienzos del 1880. En esos años se multiplicaron los burdeles, que fueron sustentados por mujeres inmigrantes de Europa, de España, Francia, Italia, Alemania y Polonia. Los clientes también eran inmigrantes que habían abandonado a sus familias y mujeres en busca de nuevas vidas en el Nuevo Continente. Al paso del tiempo el show se hacía rutinario y para no aburrir a su público los burdeles contrataban tríos o diferentes agrupaciones de músicos a lo que se le sumaba el público, bailando.

Inesperadamente, estos espectáculos fueron tan exitosos que comenzaron hacer más frecuentes. Se supone que así se originó el tango.

El tango nace en la Rivera del Riachuelo, en los boliches de carreros y cuarteadores, y en los conventillos del barrio Sur. Estos lugares sería el ambiente donde se desarrolla se denomino criolla-inmigratoria. Estaba compuesta por marineros, artesanos, cuarteadores, peones y otros trabajares de este estilo.

Generalmente eran hombres solos, luego se uniría la mujer al baile. Se hizo muy popular y hasta hoy en día muchos barrios de Buenos se respira la pasión del tango de esa época.

tango_guide

 La emblemática esquina de San Juan y Boedo inmortalizada en el tango “Sur” ha sido cuidadosamente remodelada y funciona todo el día como bar. El local construido en esa esquina en el año 1927, se convirtió en el símbolo de la cultura urbana de la década del cuarenta. Por sus mesas, pasaron los músicos que hicieron del tango la expresión artística más representativa de la ciudad, entre ellos Homero Manzi.

El Museo Carlos Gardel está ubicado en pleno barrio del Abasto, en la casa que el cantante compró a su madre en 1927. La construcción está cuidadosamente ambientada con reliquias, antiguos discos, tapas de diarios y revistas de época con la sonrisa del“Zorzal Criollo”. El patio, el piletón para lavar la ropa, la cocina, el cuarto de planchado remontan al visitante a la vida porteña de principios del siglo XX. El Museo abrió sus puertas al público en marzo de 2003, en la casa donde vivieron Carlos Gardel y su madre. La vivienda fue reconstruida por el Gobierno de la Ciudad basados en documentos de la época.

Se puede ver una exposición especial que recorre las más de 100 grabaciones que Gardel realizó en 1930: sus acompañamientos musicales junto a Aguilar, Barbieri y Riverol, así como su experiencia de grabar junto a la orquesta de Francisco Canaro.

Aunque el espíritu de Gardel se respira en todos estos sitios, otros puntos de interés reviven la historia y la obra de más autores y cantantes que deleitaron a los tangueros de bar e intelectuales durante más de medio siglo.

festival_tango

En el Viejo Almacén (Balcarce e Independencia), construido en 1780, se revive la huella del inolvidable Edmundo Rivero, el “Polaco” Goyeneche, Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese y Horacio Salgán, entre otros. La antigua casona fue también hospital, bodega y restaurante hasta que a finales de los 60 fue transformado en la tanguería más famosa de Buenos Aires. A la sombra del Obelisco, el viajero que vaya tras las huellas del tango puede disfrutar del club Tango Porteño, emplazado en el salón del antiguo cine-teatro Metro, propiedad de la compañía Metro Goldwyng Meyer.

La antigua pantalla de cine sirve para evocar al Buenos Aires color sepia de la década del 40, época en la que el tango “reinó” sobre las calles porteñas. Las revividas grandes orquestas de Canaro, Fresedo, Piazzolla, De Caro, Gobbi, Biagi, De Angelis… y los inolvidables Troilo y Pugliese, junto al despliegue escenográfico y el impresionante vestuario, transportan al espectador a otros tiempos.

Sobre la mítica esquina de Rivadavia y Rincón existe el Café de los Angelitos, por el que alguna vez pasaron Gardel, Razzano o Florencio Parravicini, es posible tomar un café y disfrutar de un cuidado show de tango con talentosas parejas de baile, músicos y cantantes. El vestuario y la puesta en escena transitan distintas épocas y suelen culminar con una entrañable versión de “Adiós Nonino”, en la que se lucen las virtudes del bandoneonista Lautaro Greco.

Es en San Telmo, lugar de compadritos y conventillos, donde se dan cita una gran variedad de Casas de Tango para ver bailar y escuchar a los exponentes de ayer y hoy. En su Plaza Dorrego, por ejemplo, existe una milonga solidaria a cielo abierto, la preferida de los jóvenes cuya entrada es “a la gorra” y se aceptan alimentos no perecederos para comedores comunitarios. Más al sur, en La Boca, el imperdible paseo “Caminito” es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, con sus casas de colores, cantinas, artesanías, muestras de pinturas y, por supuesto, mucho 2 x 4. La Boca fue uno de los barrios donde se originó este baile, junto a los burdeles del puerto, y todavía está presente con parejas bailando en la calle.

um-guia-completo-de-buenos-aires-1425260715 

Se pueden visitar además lugares como:

La Confitería La Ideal. Fundada en 1912, en ella funciona una milonga que comienza en las primeras horas de la tarde. El horario y la ubicación hacen que sea la preferida de los oficinistas que trabajan por la zona.

Museo Mundial del Tango y Academia Nacional del Tango. Abrió sus puertas en 2003 en pleno centro de la ciudad, en el piso superior del conocido Café Tortoni.Av. de Mayo 833  http://www.anacdeltango.org.ar/

Club Gricel. Una de las milongas más clásicas de la ciudad, donde se reúnen los grandes maestros del tango y las mejores parejas de baile. La Rioja 1180 http://www.clubgriceltango.com.ar

El beso. Con milongas martes, miércoles, sábado y domingo a partir de las 21 hrs. Tienen cenas a precios económicos, y pagando una clase la entrada al baile es gratis. Riobamba 416, Tel. 4953-2794.

Tanguero Hotel. Este hotel-boutique está ubicado en un edificio tradicional con mobiliario de época y servicio personalizado para guiarlo en su visita temática. Suipacha 780 http://www.tanguerohotel.com

Restaurante El Chanta Cuatro. Ubicado en el barrio Abasto, allí se reunía Gardel con sus amigos. El show con cena va desde los US$ 120. Pasaje Carlos Gardel 3200 – www.esquinacarlosgardel.com.ar

 Sabor a Tango. Cuenta con bar, restaurante, pista de baile y escenario de dimensiones profesionales en el que se presentan afamados artistas de Tango y música tradicional. Gral. Perón 2535 

Entonces ¿Qué es el El tango ?, es un baile improvisado, cuyo danzar consiste en dejar que la música entre a nuestro cuerpo, para que sea ella la única guía en el camino recorrido. Es la unión de los cuerpos que se mueven al ritmo de la música. Bailando podemos sumergirnos en nuestro mundo interior, experimentando un placer único, un estado mental donde el pensamiento ya no media y el cuerpo es protagonista.

Deja un comentario