La Bella y Particular Barcelona

Cuando una ciudad se pone en tu cabeza, es por algo, las casualidades no existen, entonces debes de ir, porque realmente descubrirás en ese lugar algo valioso para ti mismo en tu interior. Barcelona ha estado en mi vida, desde hace mucho tiempo, la primera señal fue gracias a una gran amiga catalana que por algo inexplicable de la vida nuestra pasión por U2 nos sincronizó allá por el año 2005, su nombre es Eva, era de Sabadell y por esas cosas de la vida nos conectamos por las redes y nos hicimos muy buenos amigos, la banda irlandesa tocaba en el gran Camp Nou (casa de leo Messi) y deseaba con todo mi corazón poder estar en tan precioso lugar y vivir tal emoción, a pesar de los años y la distancia siempre nos mantuvimos en contacto, una maravillosa mujer de un corazón hermoso, bondadoso y noble, y me dio un placer inmenso haberla conocido. Luego los mensajes que la vida me iba dando continuarían, entre situaciones diversas, personas que me cruzaba, amigos que han pasado por mi vida, siempre me hablaban de esta famosa ciudad. Después cae en mis manos un libro llamado la Catedral de Mar de Ildefonso Falcones que narra como era la vida en Barcelona en la Edad Media y que llegaba a mi vida en forma de regalo por lo que había logrado en una reunión jamás pensada de mi genealogía, ni hablar de los correos electrónicos con promociones para viajar allí. El día que pise esta hermosa ciudad cosmopolita no podía creer donde me encontraba, estaba maravillado. Este viaje que realicé fue muy personal fue un viaje más allá de una visita turística, fue un antes y un después para mi vida, es el sitio que elegí para comenzar de cero. 

Siempre ha sido mi pasión escribir, y al principio cuando comencé el viejo blog, hoy ya web, mi idea era escribir sobre lugares que visitaba para recomendar, pero precisamente no era lo mío, a mi me apasiona escribir historias reales, que nacen del corazón y que te fortalezcan.  Luego de haber pasado por una transición importante en mi vida y un cambio de paradigma con respecto a la vida que debo formular todo lo que realmente quiero comunicar de forma consciente, madura y humana. Siempre me interesó relatar historias y que de adolescente me fascinaban leer los relatos de Gabriel García Marquez, sentía que tenía que ver conmigo de alguna forma, «El relato de un Naufrago« fue mi primer libro, y el precisamente despertaría mi interés por explorar el mundo, y que luego de un tiempo empezaría a escribir mis propios relatos. Por eso mismo mi mayor interés es trasmitir al lector una escritura que le deje algo, que pueda comprenderse más a si mismo y pueda recrearse con mi lectura dejándole un aprendizaje o un hecho que haya experimentado en algún lugar, en el que aprendo mucho y que al compartir mis experiencias pueda llegar al que me lee.

Les voy a narrar un post con los rincones que me han cautivado de Barcelona, no es una descripción de los lugares sino más bien es una descripción de las sensaciones que me han provocado al estar presente por estos sitios me pareció que debía dárselos a conocer. Desde que ese momento que me encontraba allí supe que este lugar sería donde viviría, lo veo como un lugar muy inspirador para comenzar a emprender y desarrollar mis ideas, desarrollarme como ser humano, crecer y aprender.

Barcelona me ha dejado sin palabras, las primeras impresiones me habían dejado boquiabierto. Uno de los barrios que más me han gustado es el Barrio Gótico no sólo por su antigüedad sino por lo pintoresco que son sus calles llenos de murales, una arquitectura moderna impecable e histórica con esencia bohemia, me encantaban sus pasajes eran muy llamativos con referencia al amor, la unidad, la paz, es genial. Podes jugar con sus pasajes cuantas veces quieras, por un momento te encontras en un pasaje de nombre Reloj como si el tiempo tuviera algo que ver en nuestras vidas, si el tiempo no existe claro está, si nada es permanente sin sentido de pertenencia alguna, la vida es un pasaje quiere decir que estás de paso por ese lugar, luego entras en otro y «El pasaje Particular» lo elegís vos.

 

Uno de los paseos que más he disfrutado el cual es el más concurrido y que se halla en el centro de la ciudad, es la gran obra maestra de Gaudí aún sin concluir hasta el día de la fecha «La Sagrada Familia»me pareció monumental, sublime, como salida de un cuento. A pesar de que sólo pude apreciar su exterior, gran parte de la estructura sigue en construcción a más de 100 años de su inicio, en la que el arquitecto le ha dedicado casi toda su carrera en crearla, y como queda demostrado las huellas que deja uno en la vida las concluirá otro, el señor ha cumplido su paso por esta tierra pero sigue más vivo que nunca en sus obras, su pasión se ve reflejada allí en sus diseños por toda Barcelona. Se estima que podría finalizar su construcción para el 2026, una magnificencia, más allá del nombre especifico que se eligió para está Basílica, le queda perfecto, no sólo por la identificación que le otorga sino por el significado que lleva su nombre. La familia es sagrada, de ella viene todo nuestra genética, todo lo que nuestros ancestros nos han dejado, todo lo que ellos no han concluido, de ahí está en nosotros comprender lo que nos han regalado y qué se encuentra ni más ni menos dentro nuestro para ser descubierto.

Si tengo que decirles un lugar que me ha dejado helado y su ambiente se sentía muy esencial fue la Plaça de Sant Felip Neri, en mi libro «El camino hacia la Consciencia, crónicas de un viaje al corazón de ti mismo» hago un relato especial sobre este lugar y la experiencia que he vivido al recorrerla y conocer su historia. 

Definitivamente este ha sido uno de los lugares más conmovedores y emblemáticos del Barrio Gótico, una plaza donde pude sentir su silencio, su atmósfera se sentía muy especial que no lo podría describir con palabras. Esta plaza fue bombardeada junto a su Iglesia durante la Guerra Civil española donde perecieron en su mayoría niños que se encontraban refugiados dentro. Están las marcas como si se los hubiera fusilado con metrallas, pero no, son las mismas marcas de la explosión misma que hubo allí.

Mi mente se imaginaba como pudo haber sido la semejante tragedia pero no podría describirla por más creativo que fuera. Seguramente los familiares que han sobrevivido habrán crecido con esa perdida preguntándose, muchas cosas sobre los «porqués» les ha ocurrido ese acontecimiento inexplicable para ellos, y se habrán negado a soltar ese recuerdo de sufrimiento y dolor que solo el hombre bajo el control de su mente dominado por sus creencias puede causar tanta destrucción  y todo a su propio juicio sin darse cuenta el amor que abunda dentro de él.

Todo sucede por un motivo, aunque puede sonar cruel debía de ocurrir, no por el hecho, sino por la guerra, para cambiar algo y luego volver a empezar, aprender de los errores para no cometerlos otra vez, y poder elegir un nuevo camino, y que ya sabemos que la guerra no solucionamos nada, la paz está dentro nuestro, ser pacíficos es un estado de comprensión del amor que abunda en nosotros mismos, donde las fronteras, las etiquetas no existen sino que  integra a todos, porque al fin al cabo somos seres humanos por ende debemos unirnos, unidad somos, juntos construimos y creamos un porvenir, pero debe estar en la consciencia de cada uno comprenderlo.

Muchas de las cosas a lo largo de la historia se repiten pero no prestamos atención sino a lo que acontece, pero no interpretamos el mensaje que hay detrás para nuestro aprendizaje. Y crecemos con rabia y odio hacia lo ocurrido sin entender, culpando a otros hasta llegar a jurar venganza y generarse nuevos acontecimientos, ¿No es esto una locura? lo que generan las etiquetas, ¿No es esto inconsciencia?, donde existe la división, el enfrentamiento y la separación, si somos todos seres humanos. 

Pero hoy por hoy les digo que creo en el Ser Humano infinitamente, porque todo depende de nosotros darnos cuenta que no existen los enemigos y ni las etiquetas, sólo debemos vernos interiormente y lo comprobaremos que todo lo que nos rodea forma parte de nosotros y que el amor es el estado verdadero que abunda dentro nuestro, tal vez no lo sepas ahora, pero estoy seguro que eso eres hasta el fin de tus días.

Por último para ir concluyendo con este pequeño relato, uno de los sitios que tiene un encanto especial es la Barceloneta, cuando recorres sus barrios son muy parecidos al estilo de los Barrios de San Telmo de Buenos Aires, pero aparte del parecido, te hace viajar a través del tiempo, precisamente al año 1950, justamente fue un barrio marinero, tiene la fachada intacta.

El Puerto Vell, (puerto viejo en castellano), es perfecto, queda a pocas cuadras, histórico, es la parte más antigua del puerto de Barcelona, este sitio ha quedado en lo más profundo de mi corazón para siempre, podría estar todo un día observando los barcos que zarpan y que encallan en el muelle, sentía como si estuviera navegando la hermosa alta mar, tan calmo, podía sentirlo, una sensación de libertad maravillosa.

Y pude contemplar una puesta de sol indescriptible, Puerto Viejo, ha sido muy especial para mi, es como si una parte de mi se quedará allí y se fue de viaje en algún barco, creo que sí, hay cosas que jamás olvidas en tu vida, más si en una de ellas haz vivido una experiencia única, en la que sólo podes sentir una felicidad y una gratitud inmensa de haberlo vivido.

En sí Barcelona tiene miles de lugares y rincones infinitos que pueden ser visitados, esto sólo fueron los sitios que han sido tan particulares para mi.

Deja un comentario