Paseando por Roma

Llegué al aeropuerto de Fiumicino a las 6:10 de la mañana, 6:30 me encontraba pisando suelo italiano, me quedé helado, aparte del frío que hacía, valga la redundancia.

Estaba muy contento, tenía muchas sensaciones todas juntas, entre alegrías, recuerdos y pensamientos, como el de no caer donde me encontraba. 

Para salir del aeropuerto hay que dirigirse a una terminal donde salen unos buses que te llevan a Roma Termini, en donde se encuentra la estación de trenes de Roma. El precio es muy económico solo cuesta €4, que se puede comprar desde su página Terravision

Me siento a esperar a que mi bus llegue, a las 8:15 partió hacía Roma Termini. Estaba maravillado, me veía alrededor de personas que estaban hablando italiano y  por mi ventanilla observaba la fachada romana en todas su estructuras, estaba en “Roma” no lo podía creer, tantas fotos, cuanta historia había allí, era algo inmenso para mi, estar pisando suelo italiano. Saqué mi cámara y empecé a tomar las primeras fotos que podría observar con mis ojos a mi alrededor hasta llegar a la terminal. 

A las 9:15 llegó el bus a la Terminal, y me dirigí al B&B Center Of The World ,su dueño se llama Luigi , demás está decir qué se los recomiendo, había reservado una habitación con baño y ducha, tenía un armario con un televisor pequeño. La habitación no tenía nada de lujo ni confort era bien sencillo justo como quería. Deje mis cosas y salí a recorrer las famosas calles de Roma.

No tenía idea por dónde empezar, Luigi me había dado un mapa turístico y ahí fue que vi todas las atracciones y monumentos que tenía Roma. Decidí empezar por la Fontana di Trevi, entonces le pregunto a un italiano si me podía indicar cómo llegar hasta allí, por lo que me dice que tomando el metro de Vittorio Emanuele y luego debía bajarme después de dos paradas en la estación Barberini. Una vez ahí debía seguir por las callecitas angostas y empedradas que tienen la señalización que me llevarían al atractivo.

 

Y ahí me fui por estos caminitos angostos que me llevarían a la Fontana, tomaba fotos sin parar, calles empedradas, fachada romana, se encontraba llena de tiendas y restaurantes para degustar la comida italiana, todo era muy pintoresco.

Después de varias cuadras llegué a la Fontana di Trevi, era hermosa, única, después de haber visto cientos de fotos por internet, y haberla estudiado en mi carrera de turismo, la estaba observando con mis propios ojos delante mío, el monumento se encontraba restaurado e obviamente lleno de turistas de todo el mundo. Había una muchedumbre de gente incontable casi que no se podía caminar alrededor de la fuente, eso sería lo negativo que opaca este hermoso monumento.

Los orígenes de la fuente se remontan al año 19 a.C., época en que la Fontana constituía el final del acueducto Aqua Virgo. La primera fuente fue construida durante el Renacimiento, bajo las órdenes del papa Nicolás V. 

El aspecto final de la Fontana de Trevi data de 1762  tras varios años de obras de la mano de Nicola Salvi, fue finalizada por Giuseppe Pannini. Como curiosidad, el nombre de Trevi deriva de Tre Vie (tres vías), ya que la fuente era el punto de encuentro de tres calles. Es la fuente más hermosa de todo el mundo sin lugar a duda.

La vida nocturna de Roma es muy variada, es más movida en Verano pero en invierno se pueden ir a muchos lugares al aire libre yendo para el lado de Trastevere, donde se encuentran muchos bares y pubs para comer y tomar algún aperitivo y disfrutar de la noche romana. Uno de los lugares que recomiendo para ir a comer es Cajo&Gajo, hermoso de verdad muy bien decorado y muy sencillo.

Otro atractivo infaltable es el famoso Coliseo Romano una de las maravillas del mundo. El que tanto vi en películas como “El gladiador” con Rusell Crowe y de haber estudiado la historia romana, estaba a pocos metros de conocerla. No pude dejar de pensar  en el tiempo del Imperio Romano en donde en ese lugar estuvieron hombres y mujeres observando un espectáculo salvaje de hombres matándose entre ellos mismos, entretenimientos para el Cesar junto a sus senadores. Hoy sería más o menos como si fuera ver un partido de Fútbol o Boxeo a diferencia que estos no combaten a muerte. Como cambia todo, épocas de emperadores poderosos y esclavos, cuanto tiempo ha pasado de aquellos años, pero hasta el día de hoy, todavía me sigo preguntando de alguna forma  si ha cesado el afán de poder del hombre con la idea de conquistar a toda costa aún hasta la muerte, y creer si realmente la esclavitud se haya abolido completamente en nuestros días, quien sabe, pensamientos que uno se le vienen a la mente cuando ve semejante patrimonio histórico.

Siguiendo con las atracciones llegamos podemos el Foro Romano.  Un camino procesional, la Vía Sacra, conectándolo con el Coliseo. Al final del Imperio perdió su uso cotidiano quedando como lugar sagrado.

 

Otros de lugares que es muy turisticamente conocida es la famosa Piazza di Spagna ( Plaza de España), es una de las zonas mejores de Roma y de alto poder adquisitivo, es muy conocida por la ser la calle de la moda, su nombre viene  por la ubicación de la embajada española ante la Santa Sede en dicha plaza desde el siglo XVII.

Las escaleras de la plaza, construidas a principios del siglo XVIII para comunicar la plaza con la Iglesia de Trinità dei Monti, son la zona más especial de la plaza.

En el mundo de la moda los 135 peldaños de la escalinata son conocidos ya que en ellos se celebra el desfile Donne Sotto le Stelle. Este acontecimiento hace que la Plaza de España se vista de gala.

Para concluir tenemos La Fontana della Barcacciala  situada en el centro de la plaza fue diseñada por Pietro Bernini para el Papa Urbano III. Su construcción concluyó en 1627 a manos de su afamado hijo, Gian Lorenzo Bernini. Posee forma de barco y tiene grabados los emblemas de la familia Bernini: soles y abejas. A esta plaza se llega con la metropolitana.

Si vamos para Piazza Venezia llegaremos  al Monumento  Vittorio Emanuele. A esta plaza se llega con cualquier bus. 

El Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II, conocido también como Vittoriale, es un imponente edificio situado en la Piazza Venezia. Fue inaugurado en 1911 para rendir homenaje a Víctor Manuel II, primer rey de Italia tras su unificación.

 

Bueno por último antes de llegar al Vaticano que por cierto, haré un post especialmente, tenemos una atracción imperdible llamado El Castillo de Sant’Angelo que es una fortaleza situada en el margen derecho del río Tíber.

La construcción del edificio comenzó en el año 135 bajo las órdenes del emperador Adriano, que pretendía utilizarlo como mausoleo para él y su familia. La edificación concluyó en el año 139, convirtiéndose, poco tiempo después, en un edificio militar que en el año 403 se integraría a la Muralla Aureliana.

Se puede llegar con las líneas 23, 34, 49, 64, 87, 280, 492, 926 y 990 de buses. La entrada al Castillo esta 10 euros, un dato importante, pueden visitar todos los museos y monumentos los primeros Domingo de cada mes que es gratis, para que lo tengan en cuenta.

Esto es solo una parte de lo que se puede hacer en Roma, y es la primera impresión que me tocó experimentar y explorar de esta semejante ciudad histórica, en otro post les contaré más sobre otros lugares que se pueden visitar, para que puedan sumergirse en un lugar que está lleno de arte, historia y mucha cultura.

Si quieren algún consejo no duden en escribirme, no se olviden de suscribirse a la web y recibir mis noticias, recomendaciones, consejos y crónicas. Los saludo a todos y buenos caminos. Gracias por leerme.

Deja un comentario